Saltar al contenido

Principios Estoicos

Virtud como el bien supremo

Los estoicos creían que la virtud, en particular la sabiduría, la justicia, el autocontrol y la valentía, es el bien supremo y el objetivo principal de la vida.

Distinguir entre lo que podemos controlar y lo que no

Los estoicos abogaban por aceptar lo que está fuera de nuestro control, como el destino y las circunstancias externas, y centrarse en lo que podemos controlar, como nuestras acciones y respuestas.

Apego emocional limitado

Se recomienda mantener un equilibrio emocional y evitar apegos excesivos a cosas materiales, personas o circunstancias, ya que estos apegos pueden llevar a la angustia.

Aceptación del destino: Amor Fati

El estoicismo enseña a aceptar el destino tal como es, incluso si es adverso. Amar y abrazar el «Amor Fati» es una parte clave de esta filosofía.

Vivir de acuerdo con la naturaleza

Los estoicos creían que debemos vivir de acuerdo con la naturaleza, lo que significa seguir nuestra naturaleza racional y ética, y actuar en armonía con el orden natural del mundo.

Autoexamen constante

Practicar la introspección y autoevaluación regularmente para mejorar y corregir nuestras acciones y actitudes.

Estar preparado para la adversidad

Los estoicos abogaban por estar mentalmente preparados para enfrentar la adversidad y los desafíos de la vida, ya que consideraban que esto fortalecía la resiliencia.

Equanimidad en la felicidad y la tristeza

Mantener la calma y la ecuanimidad en la felicidad y la tristeza, evitando los extremos emocionales y buscando la serenidad.

Practicar la empatía y la compasión

Ser compasivo y empático hacia los demás, reconociendo que todos están luchando sus propias batallas y enfrentando desafíos.

Sencillez y autodisciplina

Vivir una vida simple, centrada en lo esencial, y ejercer la autodisciplina para controlar nuestros deseos y pasiones, lo que lleva a una vida más equilibrada y virtuosa.